miércoles, 11 de agosto de 2010

Microficción 6

Los ojos del león, que nos ponen nerviosos y nos congelan, persiguieron entre generaciones distantes, a la primera torta de cumpleaños de fantasía, para devolverles el aura perdida a los sábados infantiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada