miércoles, 22 de marzo de 2017

Pulp

Charles Bukowski, 1994.



   Una genialidad. La última novela escrita por Charles Bukowski homenajea y hace referencia a los viejos policiales de Serie Negra, al estilo de Raymond Chandler, Dashiell Hammett y tantos otros, sazonados con la particular impronta del autor: diálogos irónicos, un protagonista desencantado que frecuenta bares de todo tipo, lugares en los que se encuentra con personajes rudos y mal hablados.
   Pulp nos cuenta la historia de Nick Belane, un detective en mala época que es contratado para investigar unos casos extravagantes que no tardarán en cruzarse y hacer tambalear su vida.
   Surrealismo, delirio, comicidad, decepción y melancolía, se derramarán en las páginas de este libro, muy diferente a otros del autor, pero que a mi modesto entender, es de lectura imprescindible

martes, 21 de marzo de 2017

Frases de Pulp, de Charles Bukowski







Cosas de los años que pasan


El maestro

Haciendo de las suyas....




Killing Zoe

(Killing Zoe,  Roger Avary, 1994)


   Un especialista en cajas fuertes, viaja a Paris para integrar la banda de ladrones de bancos, de un amigo de la infancia adicto a todas las sustancias habidas y por haber. Allí conocerá a una bella muchacha que tendrá un papel determinante en la historia.
   Killing Zoe no es un gran film, pero ha quedado en la historia por ser realizado por Roger Avary, co-guionista de ese clásico moderno que es Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994), ex-amigo y colaborador de su director, amistad que quedó olvidada después de muchos problemas legales provocados por la autoría de ese guión.
   Killing Zoe tiene muy buenos momentos, flaquea en otros cuando oscila entre el drama y la comedia y algunos de sus personajes y situaciones son directamente ridículos.

   De todas maneras, las actuaciones de Eric Stoltz, Julie Delpy y especialmente de Jean-Hugues Anglade hacen que la película sea aceptable, y nos dejen un gusto amargo, pensando en lo que pudo ser.   

El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo



(L'étrange couleur des larmes de ton corps. Hélène Cattet, Bruno Forzani, 2013).

   Alucinante experiencia cinematográfica, en la que el protagonista trata de averiguar que es lo que ha sucedido con su desaparecida esposa, ¿Ha sido asesinada? ¿Se fue con otro hombre? Todo es posible y mucho más también.
   El dúo de directores juega con el espíritu de los policiales italianos al estilo de Dario Argento, la juguetona narrativa de David Lynch y la claustrofobia de algunos films de Roman Polansky.
   La estética, los elementos visuales y oníricos priman por sobre la historia y sobre los personajes, que sólo pueden ser víctimas de esta pesadilla en la que se convierte la película.

   Cine arte, cine homenaje, cine experimental. Quédese con el calificativo que le guste. El resto es dejarse llevar por el poder hipnótico de la historia o apagar el DVD y poner otra cosa. 

sábado, 4 de febrero de 2017