jueves, 30 de julio de 2015

Microficción 44

   Una mujer es dueña de una nube, y un hombre es dueño de su historia. Entre ellos dos un bote naufraga y el poder de las flores verdes anuncia un nuevo estado de conciencia.

   El pasado es solo un sueño, y el futuro un aleteo que está por venir. Después de eso, sólo que por entender que la curvatura de la tierra es sólo un espacio infinito por recorrer…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada