lunes, 26 de julio de 2010

Microficción 2

Brittany apretó los dientes y clavó su pera en el hombro. Revivió en su cabeza las grandes glaciaciones y sintió una simpatía secreta por el mar cuando el sol escapó de su mirada.
Luego se perdió en el laberinto de tantas cosas imposibles de creer y se dijo:
Échale la culpa a Río…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada