lunes, 13 de enero de 2014

Apocalipsis

   El portal estaba abierto y el apocalipsis había comenzado.

   Eso no le importó a la muchacha, que con el farol en la mano y mucho atrevimiento se decidió a cumplir con el sueño de su vida, sin importarle lo que sucedía a su alrededor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada