martes, 16 de octubre de 2012

Microficción 35

   Poseía la melancolía de las noches trágicas, de los vidrios rotos de un supermercado saqueado y el corazón acribillado por las balas de sus desatinos.
   Sacó una de los amaneceres de su bolsillo e imaginó que podría ser muy bello.
   Se maquilló en un rincón del pasado y salió a la calle. Algo le decía que ese día podía ser diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada