miércoles, 9 de noviembre de 2011

La doble vida de Walter

(The Beaver, Jodie Foster, 2011)







De la mano de Jodie Foster, Mel Gibson nos entrega una actuación que no tiene nada que ver con todo lo que ha hecho anteriormente. En realidad, la película tiene poco que ver con lo que se está haciendo actualmente. Esta no es una producción pochoclera como podría ser la unión de Jodie y Mel (recordemos Maverick por ejemplo), sino que es la historia de una familia que viene cuesta abajo desde hace tiempo y llega al crack final, donde el protagonista, deprimido y sin poder salir de su encierro, encuentra un títere-mascota como tabla de salvación y se une a él de manera permanente. Hecho este que produce insólitas consecuencias en su familia y en su ámbito familiar.
Medida y justa, The Beaver (El castor como nombre original) emociona y entretiene sin provocar mares de lágrimas ni burdas risotadas provocadas por elementales groserías, imaginando el protagónico en manos de Adam Sandler…
Sin ser una maravilla, esta es una película digna de ver y analizar, y pensar que todo tiene cura o puede tenerla, si la familia está unida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada