jueves, 8 de septiembre de 2011

Microficción 26

El reino del cinturón era contrastante en colores fríos e iluminación opresiva.
Ella comenzó su danza por los basureros, siguió por los magros huertos y llegó hasta los bosques azules.
A través de la totalidad, movió sus labios, sus caderas y descubrió el sabor dulce del grito apagado. Su soledad se hizo cielo y el misterio desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada