miércoles, 30 de marzo de 2011

Príncipe de Persia

(Prince of Persia: The Sands of Time, 2010- Mike Newell)



Una producción de primera línea, escenarios increíbles y efectos especiales idem. Peleas, patadas y alguna que otra escena de humor metida con calzador. El resto de la película transcurre con intrigas palaciegas entre los hijos del rey, un visir de manejos no muy claros y una princesa rebelde que como es de esperar se lleva mal con el protagonista al principio, pero del cual se enamorará a medida que pasa el film. Un par de criaturas mágicas, una daga con arenas del tiempo que permiten regresar al pasado completan una trama elemental sin sorpresa alguna. Sólo queda para admirar la multiplicación de elementos digitales en el final, y esperar que tal vez la próxima sea mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada