lunes, 12 de septiembre de 2016

The Witch

(The witch, Robert Eggers, 2016)





   Interesante propuesta, perturbadora, inquietante. Esto no es el cine de terror en el que la sangre y las tripas hacen un festival de hemoglobina, tampoco tiene esos personajes clichés los cuales no nos generan sorpresa ni empatía. The Witch tiene mucho de ese cine de los 70´s en los que la atmosfera y el suspenso agobiaban al espectador.
   Sé que a muchos este film no les ha gustado, tampoco digo que es una maravilla o una novedad, pero tampoco puede dejarse de lado, tiene muchos elementos para analizar: el fanatismo religioso, la superstición que es mucho más peligrosa que el mal mismo, los miedos ancestrales que todos tenemos, el papel de los padres en la crianza de los hijos.   
   El contexto histórico, Massachusetts en 1630, la cabaña junto a un bosque oscuro, la iluminación en los interiores sólo con velas, más la economía de recursos técnicos, hacen de The Witch una experiencia única e imaginativa que no se debe dejar de pasar.

   Un párrafo aparte merece la voz gutural de Ralph Ineson, el padre de la familia, y Anya Taylor-Joy en el papel de la hija que lleva sobre su espalda toda la carga del film, y obviamente, no podemos olvidar a Black Phillip el chivo de la granjita.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada