sábado, 19 de septiembre de 2015

Kingsman: Agente Secreto

(Kingsman, Matthew Vaughn, 2015)


    Basada en un comic del año 2012, esta adaptación nos cuenta de un agente secreto inglés que debe enfrentarse al malo de turno y de paso saldar cuentas con su pasado, reclutando al hijo de un compañero que había salvado su vida.
   Con guiños a los films de James Bond, Guy Ritchie y toques de violencia que huelen a Tarantino, la trama no decae ni decepciona en ningún momento.
   Colin Firth demuestra toda la versatilidad de la que es capaz y se luce como “Galahad”, casi la reencarnación de John Steed, de aquella maravillosa serie que fue The Avengers a fines de los años 60.
    Kingsman demuestra que si no hay ideas nuevas, las viejas bien realizadas siguen siendo un gran entretenimiento.

   ¿Hay alguna culpa en eso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada